ISBN: 978-607-02-81666-2


Colección “José Díaz Ruíz”

SONES COMUNES O “DE COSTUMBRO”

Por Alfonso Garibay García


Gran parte del acervo musical de la colección de José Díaz Ruíz está conformado por un considerable repertorio instrumental. El que a continuación se ofrece fue categorizado como “Sones comunes” o “de costumbro” en los cuales se aprecian la interpretación a dúo de chirimiteros y tamborileros quienes llegaron a considerarlos “antiguos” o “muy antiguos”.

Los ejecutantes fueron contratados para esta labor de compilación que José Díaz se había propuesto con apoyo de Lix de Tzabal basándose en el criterio de que los músicos contaban con el repertorio “más completo” de los tocadores de los sones de chirimía y tambor mediano en todo Nebaj en ese entonces. En esta sección se presenta un listado de sones que denotan no pertenecer a un evento en particular de danza o baile como otros que están incluidos en la colección y tiene un título propiamente.

Como apreciaran los escuchas, éstos no conllevan un título y sólo se han numerado para su presentación respetando el orden que su compilador estableció clasificándolos a unos como “Sones comunes con mnemoflash” y a otros como “Sones comunes sin datos” cuando abordó su trabajo de catalogación.

Los intérpretes provenían de la aldea de Xoncá de Santa María Nebaj. El señor José señala en sus notas que los músicos eran “personas muy mayores” y que el registro de las piezas se realizó en dos días, en el mes de julio de 1970 en el salón de reuniones de la parroquia del poblado que eligió por “su sonoridad bastante buena” durante la mañana y la tarde. Nos especifica que durante las grabaciones el chirimitero uso dos chirimías y dos boquillas, resalta además que una de las peculiaridades de los instrumentos es que su manufactura era local.

Notarán que en las observaciones de cada audio se brinda el título del nombre del archivo como fue catalogado por el señor José el cual alude a un primer análisis musical que realizó al conformar el acervo bajo el interés de conocer la tonalidad de las obras, sus estructuras melódicas, rítmicas y lo que él nombra su mesticidad, es decir, sí la obra era de origen indígena o ya una obra mestiza; por ahora, nosotros sólo nos proponemos ofrecerlos al público, primeramente aquellos sones catalogados o clasificados como con “Mnemoflash”, (12) y posteriormente los sones catalogados como “Sin Datos, (33) dando un total de 45 dúos de chirimía y tambor.

Cabe resaltar que la compilación de estos registros sonoros contó con la colaboración de Cu, Domingo Gúzman, de la aldea de Tzabal, quien apoyó al señor José Díaz al comunicar en ixil las interrogantes que aquél elabora acerca de los títulos y usos de las obras u otro referente explicativo sobre los mismos; es a él a quien el mismo Díaz le amerita el modo de haberlos clasificado y ordenado, pues la distinción entre “Sones comunes” y “Sones de costumbro” que denotan dentro del archivo, es un apelativo que aquél especificó con base a la manera en que se les nombraba en el habla cotidiana ya “que no [marca] distinciones sobre la ocasión de su empleo en la práctica”.

El listado de las piezas se ha organizado numéricamente y se consigna la fecha y el lugar de su grabación y otros aspectos técnicos formales para que el escucha posea información básica.

  • 12 sones con mnemoflash.

    El término “mnemoflash” acuñado por el señor José Díaz deriva de la explicación que sus ejecutantes le ofrecieron cuando fueron compiladas las obras, él nos brinda en una de sus notas porque los denominó así, citó: “les he llamado mnemoflashes, neologismo que propongo como formado por un vocablo proveniente del griego (mnemo) y otro del inglés (flash), porque contienen escenas de la cultura pertenecientes a su presente, pasado y futuro, tomadas como con flash fotográfico y grabadas en la memoria colectiva (mnemo) en un recuerdo no alterado.

    Dichas “escenas” exponen dos contenidos musicales en torno a su divulgación, ya que uno de ellos es conocido por el común de la gente, mientras que el otro es secreto

  • 33 sones “comunes” sin datos

    Al respecto de estas piezas, José Díaz no contó con mayor información más que “fueron hechas, como todas las demás recopiladas, para acompañar, solemnizar y subrayar hechos o celebraciones que han quedado recordados, sujetos o no sujetos al calendario” pero subraya conforme a la más mínima información que le brindaron los ejecutantes que su uso era indistinto sin embargo se les tocaba mayormente en las celebraciones de costumbre y las cofradías.

 

UNIVERSO SONORO MAYA. UN ESTUDIO DIACRÓNICO DE LA ACÚSTICA, EL USO, FUNCIÓN Y SIGNIFICADO
DE SUS INSTRUMENTOS MUSICALES. CONACYT 157146 y PAPIIT IA400217

 

MAPA DEL SITIO

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2018. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos. Última modificación: 14-mar-2019.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.